Búsqueda personalizada

Los 5 Mejores Momentos de Omar Vizquel en las Grandes Ligas




El debut como grandeliga
Uno nunca olvida el debut de uno como pelotero, ese día fue bastante especial, señaló Omar Vizquel. El caraqueño debutó en la gran carpa el 3 de abril de 1989, fue campocorto y noveno bate de los Marineros de Seattle, esa noche se fue de 3-0, tendrían que pasar tres días para que diera su primer inatrapable, un batazo por el rigthfield ante el lanzador de los Atléticos de Oakland, Storm Davis. También en esa fecha cometió un par de errores, algo poco común en su trayectoria como infielder en las Grandes Ligas.



Haber jugado con los Griffey
Pienso que haber jugado con los dos Griffey en el mismo equipo fue algo muy bonito, recordó Omar Vizquel
Mientras estuvo con los Marineros de Seattle, el torpedero caraqueño tuvo la oportunidad de contar con los dos Ken Griffey: Ken Griffey padre y Ken Griffey Junior. El progenitor tuvo la oportunidad de actuar con su hijo en los nautas durante los años 90 y 91, justo antes de la partida del infielder venezolano   a los Indios de Cleveland para darle paso a un tal Álex Rodríguez en la organización de los Marineros.



El no hit no run de Chris Bosio
Omar Vizquel tuvo la oportunidad de estar en el campocorto de los Marineros de Seattle el 22 de abril de 1993 cuando Chris Bosio les lanzó un no hit no run a los Medias Rojas de Boston, lo que evalúa como el tercer mejor momento de su carrera. Ese día, el infielder venezolano conectó dos hits para contribuir a la causa de los nautas y fue el encargado de realizar el último out de la hazaña de Bosio al atajar con sangre fría a mano limpia un roletazo al centro del campo y concretar el juego sin nits ni carreras ante Boston.  


  

El primer Juego de Estrellas
A Omar Vizquel le tomó nueve temporadas acudir a su primer Juego de Estrellas en las Grandes Ligas.  El 7 de julio de 1998, el campocorto venezolano estuvo en el róster de la Liga Americana en el encuentro efectuado en el Coors Field de Colorado. Vizquel salió como bateador emergente por el equipo del nuevo circuito y se fue de 2-1 en un triunfo de la  Americana 13-8 ante la Nacional. En total, el infielder caraqueño asistió en tres ocasiones al choque de luminarias. Repitió la experiencia en 1999 y 2002.



Las Series Mundiales
Haber acudido a dos Series Mundiales, las de 1995 y la de 1997 con los Indios de Cleveland, fueron los momentos más bonitos de mi carrera en las Grandes Ligas. Lamentablemente, no nos lo pudimos llevar, pero no me arrepiento de nada; aunque no ganamos el título, di lo mejor de mí, de esa manera describe Vizquel lo que considera la cúspide de momentos en la gran carpa. En la primera final ligó para .174, con cuatro hits en 23 turnos, mientras que en su segunda experiencia promedió .233, aunque se estafó cinco bases.


Autor:

Fuente: